Estrenando nuevo cuchitril !!!

.

miércoles, 27 de junio de 2012

MAL BORRACHO



Hoy les voy a contar una de esas anécdotas de mis épocas en las que andaba en las intercantinales allá cuando tenía 18 años.

Resulta que a finales de 2006 acababa de graduarme del colegio y además estaba recién cumpliditos mis 18 años, o sea era legal hacer cualquier burrada que quisiese y ya era bachiller (o desempleado en fin) y sentía esa libertad en mis manos y creía que podía hacer lo que me de la gana. Resulta que entre las cosas que siempre quise hacer fue beber en público en una fiesta de barrio ya que hasta entonces sólo lo había hecho a escondidas por ser indocumentado antes de los 18, ahí tomando en los parques y bosques o en alguna encerrona en una casa de algún comedido que valía verga cuando le cagábamos (literalmente) su hogar.

Por eso me sentía ahora el hombresazoque demuestra su virilidad bebiendo como cantuña. Justo en agosto o septiembre no me importa bien la fecha, resulta que se celebran las fiestas de la Virgen del Cisne que en la JAI no significan nada más que la chuma más del puctas del año, o al menos así era hace un par de años. Como la gente no se puede ir a Loja hay un par de devotos entre esos un tío mío que les encanta malgastar su dinero siendo priostes de esa estatua y ofreciendo una fiestota para toda la JAI. Y  es fiesta popular, con banda, castillos, danzantes, tu cualquier Aymara, DJ´s y trago hasta el otro día. Ese día sale toda la CONAIE y en el estadio del barrio se llena de gente que ni sabes que había en ese pedacito de infierno que es la JAI. Es una fiesta de esas buenas pues tiene los cuatro elementos indispensables en una fiesta: música, mujeres, trago y puñetes jeje

Fue entonces que esa fiesta iba a ser diferente para mí, con dos amigos igual de atorrantes que yo, salimos listos a hacernos reverga ante la aprobación de la sociedad, ahí estábamos tres recién graduados con el mundo ante sus manos, no fue difícil levantarse a tres mansitas que andaban por ahí “perdidas” y le arrancamos al baile y a la bebida ligera no más, unos canelazos pal frío no más, en eso la noche pasaba y estábamos pasando bien sin excesos. A las 10 de la noche quemaron el típico castillo y en ese momento la mayoría de la gente se abre y sólo se quedan quienes quieren hacerse verga de borrachos. Esas manes después del castillo debieron irse porque “ya no tenían más permiso”, y nosotros muy caballeros hasta les acompañamos a sus casas. Cuando ya se abrieron nosotros volvimos a la fiesta con la consigna de ahora beber como ignorantes, qué decir en la noche sólo había canelazos y vino de cartón, y para no dañar nuestro paladar compramos unos tres vinitos para empezar.

La fiesta final luego del castillo se traslada a una cancha más pequeña donde ponen una tarima con equipos de sonido y el popular DJ para que mantenga a la gente. Ahí empezamos a beber y cuando estás embalado en la fiesta todo es genial, de pronto estábamos bailando un set de bandita nacional en una bomba o “gusanito” en fin una fiestota, bailabas con quien quieras y cambiabas y cambiabas de pareja, en fin la trifulca era.

Y esos tres vinos se hicieron 5, luego dos más, y otro y otro, y hasta donde puedo recordar ya iba en el vino 14 y el cuerpo empezaba a jugarme Barcelona. Ya estaba chumado y hecho fiesta, es en esos momentos cuando ni sabes quien es conocido y quien desconocido, todo el mundo es tu pana, y yo a cualquier gil que le veía le decía: “pana dame comprando un vino” y le daba un dólar, claro que no creo que volvían jeje En eso la gente te da más guaro y uno sigue haciéndose verga, pero hasta ahí no era más que un borracho más, tipo 11 y media de la noche.

Llegase entonces mi primo, otro bestia que ya había estado bebiendo en la U Central, y que venía más perdido que monja en discoteca, uno chispo le saluda y empezamos a platicar los dos borrachazos. En eso de la dulce plática de borrachos, no sé por qué a veces se suelta palabras que no se deben (sino pregúntenle al Mike que le dijo perra a la pelada del Jorge, el día que le conoció al Jorge plutazo) y como dije quién sabe por qué chuchas le dije:

-    Yo te pego cabrón
-    ¿A mi? Yo te pego a ti guambra verga
-    Come verga simón, yo sé tae kwon do
-    ¿Y a mi qué chuchas? Me vale verga que seas mi primo igual te parto el culo si quiero
-    Vos y cuantos más hijuepucta aquí estoy pues careverga
-    A ver pues chugcha

Y así de fácil nos pusimos en guardia y nos empezamos a pueñetear. Hasta ahora no sabemos por qué, pero si sabemos como era la bronca: dos ebrios de la verga ni pararnos bien podíamos lanzábamos golpes al aire y no nos dábamos uno, más bien a los comedidos de mis amigos que querían separarnos les hemos dado su buen par de puñetes por metidos. Al final en una lucha de borrachos nos enredamos y nos caímos al suelo, ahí en la parte donde ni había césped, revolcando y peleando en el piso de tierra ensuciándonos como la verga, y lo mas cague, la gente bailaba alrededor nuestro viéndonos y riéndose, pero no dejaban de bailar jaja

Así como empezó la bronca se acabó, quien chucha recogería a mi primo que se lo llevó sin darme cuenta, de pronto alguien me arrojó contra las mallas para que me calme y ya no supe nada más de mi primo. En eso se acerca algún otro borracho, y me felicita por la bronca, me da una copa de algún trago hecho verga capaz fabricado por él mismo, trago que hasta me dejó media botella para seguir tomando, y se fue. Les hallo al para de carevergas que me acompañaban y empezamos sólo a tomar por deporte, y ese trago ha sido de esos matadores, en un momento perdimos la consciencia, y entre nubes de mi memoria recuerdo que uno de mis panas estaba en las rejas vomitando y terminó echado como Rocky en las mallas y de dónde también saldrían sus hermanas y se lo llevaron como campeón, y eso fue lo último que supe de él.

El otro mamaverga también estaba volando muy lejos, y le vi conversando con un poste, y así el hijuepucta me niegue, era un poste ya que el marica dice que era una pelada, era un poste por dios!!!!

Por mi parte me levante y el mundo se movió a mis pies, así que por las mismas caí en las mallas de la cancha y ahí adorné todo el rincón oscuro que daba a la calle con todo lo que había en mis entrañas, hasta el hígado y mi moral se fueron en ese vómito olímpico. Si fue una vomitada de esas memorables, si hasta sentía como si hubiese dado a luz ¡!!

Regreso a ver y que creen. Allá a lo lejos, en la tarima le veo a una mansita que me gustaba mucho y ni sabía que estaba en la fiesta. Y yo como estaba recién vomitado y por ende más macho, más guapo, más galán y más arrecho y listo para tomar toda la noche, hecho un papi mejor dicho, me digo: hágale mijo, hágale!!!

Qué decir, si apenas podía caminar, había que caminar 5 metros más o menos que me parecieron interminables, llegué a donde la managarrándome de lo que podía (tetas y culos) y le saludo:

-    Hoo..hip..hoo…hip..hola
-    Hola cómo estás
-    A..quí en la fiess hip no más
-    Estás ebrio?
-    Eeeee..no

Ni hablar podía, y resulta pues que la manme conocía como un chico tranquilo, muchas veces le dije que no bebía ni tenía vicios y era un ejemplo de bien. Y ahí estaba yo, un esperpento, apestando a trago y vómito, sucio de la revolcada en la tierra y hasta pedazos de comida creo que tenía en el cabello. Ni me acuerdo de qué no más le decía, toda la conversación era un conjunto de ruidos sin sentido…

En eso me engaña el equilibrio y sintiendo que me voy a partir la cara de careverga mis reflejos de Spiderman actuaron, y me agarré de lo primero que pude, de un cable que andaba por ahí, el cable ha sido el de sonido que estaba enganchado a un parlante enorme que no resistió mi peso y se venía conmigo para destrozarse en el piso, ella alcanzó como intervención divina a sostener el parlante antes de que caigamos y se haga verga.

Y era para hacerme verga, primero me caía un parlante pesado encima, luego hacía un horrible corto circuito y dejaba sin luz y lo peor sin música a la gente, ahí si me la partían y me hubieran violado diez mil veces antes de sacarme la pucta por cortarles la bailadita.

Yo la veía ahí sosteniendo el parlante como un ángel, o sería el brillo de las luces no sé. En fin, me dice: oye casi te caes llevándote todo el disco móvil, a lo que se me ocurre decir.

-    Bueno, si no me salvas de ley, pero al fin y al cabo un DJ caremaso no más es…

Ella me ve y me dice:
-    El dueño del disco móvil y el DJ es mi hermano

Y yo digo:
-    Uy, en serio? Te he dicho que es mejor que Tiesto :)

En fin ella no se enojó, y ahí yo agarrado de ese cable me pase conversando como una hora, qué también habré dicho ni me acuerdo, pero la cuestión es que ella si conversaba no sé de qué, en fin usé la técnica que debes usar con toda mujer, oirásme Lucho que me he de morir, cuando una mujer hable contigo y te valga verga lo que diga, asiente con la cabeza cada tres o cuatro palabras, acompaña tus movimientos de cabeza con expresiones como: ajá, en serio?. Noo, ya. Claro, y que más, etc. Y vas a ver que a la final te van a decir: ay que bueno eres para escuchar!! En fin eso creo que hice porque ni podía articular una palabra.

En eso debo haberle dicho, o quizá me sobrentendió que quería bailar, así que fuimos a echar baile. Ya eran las 2 de la mañana pero en esos años no había la prohibición que hay ahora, uno se amanecía, así que me puse a bailar, bueno, me colgué de la man y que ella me mueva como año viejo porque yo no valía para nada. Además, la gente me daba más trago y seguía hundiéndome en la ebriedad, de manera que ni sé que hablé con ella, pero en eso ya había pasado la noche, ya estaba aclarando el día. Medio me recobré un poco, y le dije ya vuelvo. El cuerpo pedía a gritos liberar tanto líquido, así que corrí al urinario improvisado en la esquina donde había miles de borrachos orinando, ahí no sé que me dio y agarré el camino y me fui, sin despedirme ni nada. Qué sería de mis amigos, o de la man, no sé, me fui dando tumbos y por obra del espíritu santo aparecí en mi cuarto.

Era ya las 3 de la tarde cuando recobré la consciencia, y luego de revisarme las nalgas y haber comprobado que no había evidencias de una violación y de que todo estaba donde debe estar, que no me habían robado los riñones, fue una de las primeras veces que daría paso a múltiples ocasiones en las que aparecería sin saber como en mi casa. Luego de verificar mi salud, llegan a mi cabeza los flashes mentales en los que te vienen los recuerdos.

Uy, lo primero el chuchaqui moral. De una a llamar a mi primo, pero como caballeros que somos no tuvimos resentimientos pues ni nos habíamos lastimado. Luego a revisar amigos caídos en combate. Uno de ellos estaba bien pues se lo llevaron sus hermanas en la madrugada, el otro había corrido su propia aventura luego de que lo deje hablando con el poste, según dice despertó tomando con un montón de capariches (capariches: los manes que bailan en las fiestas de pueblo disfrazados) en El Condado jaja pero en fin sano, yo me quedé en casa a hacer recuento de daños y a comerme verga por el show que hice y la mala impresión que le di a la chama que me gustaba, pero en fin a lo hecho pecho, sabía que un día lo recordaría con orgullo.

EPÍLOGO BREVÍSIMO

Un mes después me encontré con esa man en el bus, y no me pude hacer el cojudo, así que se acercó y lo primero que me dijo fue:

-    Que tal Juan, como estás, ya estás mejor que en la fiesta jaja
-    Fiesta? Cual fiesta?
-    La de la virgen pues…
-    Aaaaaah la de la virgen, sí claro, quería ir pero no pude, ese día me quedé en la casa y no salí (y pongo cara de serio)
-    Yaaaaaaaaaaaaaa….

Moraleja: la mejor estrategia luego de una borrachera, es negarlo todo, niégalo todo, borracho todo vale.

Y ASÍ EMPECE UNA LARGA ERA DE ALCOHOL HASTA CONVERTIRME EN EL CABALLERO QUE SOY AHORA: JUAN

Reacciones:

LinkWithin