Estrenando nuevo cuchitril !!!

.

domingo, 11 de noviembre de 2012

LUZ DEL DOMINGO LXXIV


COMO SE TRADUJO EL LIBRO DE MORMÓN

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días son conocidos mundialmente como los “mormones” porque uno de sus libros sagrados es el Libro de Mormón. 

Este libro fue escrito por Joseph Smith (o traducido según la versión de Smith) y publicado en 1830. La historia de este libro nos hará caer en cuenta la manera tan sencilla de crear una religión en base a la ingenuidad. 

Joseph Smith nació en Estados Unidos a en 1805, su versión de los hechos cuenta que a la edad de 15 años y confundido por la creciente ola de religiones que se venían, decidió orar para pedir a Dios que le diga a cuál de estas religiones debía unirse, ante lo cual, Dios y Jesucristo se le aparecieron  y le dijeron que ninguna de esas religiones era la verdadera, que Dios restauraría la Iglesia que Jesucristo formó originalmente y que él era la persona elegida para llevar a cabo tal empresa.

Llegó el día 21 del mes de septiembre de 1823, en este día tuvo una visita “angelical” de Moroni, un antiguo profeta “nefita” que le informó sobre la existencia de un antiguo escrito y de como debía traducirlo, los escritos estaban enterrados en una ladera conocida como Cumorah en New York.

EL libro habría sido escrito sobre planchas de oro (conocidas como planchas de nefi) por muchos profetas americanos y compilado por Mormón, padre de Moroni hace más de mil años antes de esa aparición, según el ángel, Smith aún no estaba listo para recibir los escritos, por lo que no se los entregó.

4 años más tarde casado ya Smith, y tal vez por los problemas económicos que acarreaba su familia o porque ya estaba “listo” encontró los escritos que el ángel le había indicado. Las órdenes que tenía Smith era la de mostrar las planchas, primero lo hizo a tres personas y luego a once, cosa rara era que estas tablas sólo eran visibles para el propio Joseph Smith.

BIEN, PONGAN ATENCIÓN A ESTA PARTE:

Entonces llegó el momento de traducir los escritos, según el propio Smith, estaban escritas en un egipcio mezclado con hebreo, por lo que para poder llevar a cabo la traducción (que para el caso de Smith un hombre poco educado sería imposible) usó unas piedras videntes (piedras mágicas de geólogo) que le ayudarían a traducir las lecturas, estas piedras se llamaban Urím y Tumím. Pero, ¿Cómo hacía la traducción? Fácilmente, Smith metía las piedras en un sombrero junto con las placas, luego metía la cabeza en el sombrero y según él podía leer en inglés los manuscritos. Es decir, ni que Google Traductor ni nada que se le parezca, este sistema de traducción está a años luz de lo que podemos hacer en la actualidad. En fin, Smith con la cabeza en el sombrero le dictaba a una persona llamada Oliver Cowdery amigo de Smith, quien escribió con su puño y letra todo lo que le dictaba Smith desde el sombrero, es interesante saber que sólo Smith podía usar estas piedras y traducir el escrito ya que Cowdery dijo alguna vez ver dentro del sombrero donde no pudo ver NADA. Además nunca se dijo como se usaban las piedras.



Hace falta ser muy ingenuo para creer firmemente lo que alguien te dice y desde un sombrero, peor aún si te dice una nueva historia de Jesús y con tantos detalles sólo con un par de piedras y metido dentro de un sombrero.

Según Smith, mientras se hacía la traducción se les apareció Juan el Bautista que les confirió el Sacerdocio Aarónico o sacerdocio menor y otros santos como Pedro, Santiago y Juan quienes le confirieron el sacerdocio de Melquisedec o sacerdocio mayor.

Sin embargo Cowdery no fue el primer escriba de Smith, al principio su esposa Emma lo ayudaba pero, luego fue Martin Harris quien es partícipe de algo muy interesante.

MARTIN HARRIS PERDIÓ LAS 116 PRIMERAS PÁGINAS DE LA TRADUCCIÓN DEL LIBRO DE MORMÓN

Durante la traducción inicial Smith permitía que Harris se llevara la traducción que iban haciendo. Harris le mostró estas hojas a su esposa para convencerles de lo que estaban “descubriendo” y convencerles que el apoyo financiero que hacía a Smith estaba siendo usado bien. Su esposa no era pues una mujer tan ingenua como quienes rodeaban a Smith. Y simplemente desapareció las hojas traducidas para probar a Smith, ya que si en realidad estaba traduciendo un texto antiguo podría hacerlo nuevamente. 

Harris informó a Smith sobre la pérdida de la traducción, esto obviamente molestó  a Smith. Smith luego de meditar, dijo que Dios le había dicho que no volviese a traducir esta parte  que era el llamado Libro de Lehi, sino que continuase con las planchas menores de Nefi las cuales curiosamente contaban la misma historia, ya que supuestamente la pérdida de estos manuscritos ya estaba prevista y por eso se escribieron otras planchas que contenían la misma historia.

Es decir, Smith no pudo volver a traducir las 116 páginas perdidas  sino que tradujo la misma historia con otras palabras. Brillante forma de librarse de ese aprieto. Es decir, si yo fuese quien estaba inventando una historia y luego alguien perdiese la misma, y me pidiese que volviese a contarla con las mismas palabras es realmente evidente que no podría hacerlo ya que no recordaría textualmente lo que dije. Pero, sí puedo contarte la misma historia con nuevas palabras. Esto hizo Smith, acción que para una persona con un céntimo de razón sería evidencia clara de una mentira. Sin embargo Smith ya no permitió que Harris volviese a escribir las escrituras sino que ocupo su lugar Cowdery, a pesar de eso Harris continuó financiando el trabajo de Smith.

El Libro de Mormón fue publicado en 1830 en Palmira, New York, EE.UU. Donde Joseph Smith aseguraba que era solamente el traductor, y este libro ayudo a empezar la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días, o mejor dicho, los mormones.

Hasta aquí esta entrega, pero no es la única. No te pierdas las próximas entregas, de esta interesante historia, hay mucho que cavar en esta peculiar religión, abarcaremos quien fue en realidad Joseph Smith, de que trata El Libro de Mormón, en que creen los mormones, en esto especialmente les adelanto sobre la creencia de que Jesús vino a América después de la crucifixión y tuvo apóstoles en Centroamérica, siempre puedes enterarte de algo nuevo en un domingo.


LA VERDAD OS HARÁ LIBRES, LA MENTIRA CREYENTES: JUAN

Reacciones:

LinkWithin