Estrenando nuevo cuchitril !!!

.

miércoles, 25 de febrero de 2015

CON LA VIDA EN UN HILO

Saludos gente, hoy escribo un post de esos que no tienen cultura ni un fin educativo, sólo escribo por desestresarme.

ADVERTENCIA: lo que estás próximo a leer, es resultado de conversaciones estúpidas entre gente más estúpida, incluye ciertos movimientos gastrointestinales que si eres pulcro o medianamente educado preferirías no leer, quedas advertido curuchupa!!!

Este post se lo debo a mi amigo "El Noruego" quien es uno de los tipos que cuando quiere ser asqueroso se lleva el premio de oro, él me propuso que haga este post usando algunas anécdotas.



Ir "con la vida en un hilo" es una forma de decir que debes ir al baño pero de forma urgente. Normalmente porque algún alimento te cayó mal o como se dice "te patea", es entonces que los retortijones avisan a tu cuerpo que una "evacuación de emergencia" se avecina y que esa comida tan deliciosa que te pegaste va a salir de tu cuerpo en una forma totalmente detestable.

Ahora, no sabemos porque diablos estos eventos infortunados suceden en los peores momentos, en los peores lugares y te hacen sufrir un sentimiento que no le deseas ni a tu peor enemigo. Vamos, casi siempre la comida "te patea" en el bus, en medio camino cuando aún falta mucho para que llegues a casa, y cada salto, cada bache, cada frenazo y acelerón del bus remueve tus entrañas haciendo que un sudor frío baje por tu frente, apretando "el píloro" para evitar una desgracia de proporciones bíblicas que sería la peor humillación que sufrirías en tu vida. Y cada cuadra, cada centímetro que estás más cerca de tu casa y de tu baño lo cuentas y lo sufres, es un sufrimiento que me demuestra que el infierno está en esta vida.

Para aclarar lo feo del asunto ahí voy con un par de anécdotas, como ya saben si uno no puede reírse de uno mismo entonces termina siendo un amargado que envía flores a su troll de faceboook. 

LA PRIMERA VEZ QUE COMÍ EN UN MERCADO



Aunque ustedes no me crean, la primera vez que comí en un mercado fue a los 22 años. Sí, así no me crean, pues no sé porque pero nunca había tenido la oportunidad. Así que un día saliendo de clases con mi amigo "el mariachi" fuimos al Mercado de Santa Clara, ahí en el patio de comidas resultó que la comida era abundante y barata, así que de la emoción compramos un plato de hornado (cerdo al horno para mis lectores extranjeros jeje), para beber claro una cervecita, al salir vi una señora haciendo jugos, así que le pedí una con todos los venenos: jugo de alfalfa, con zanahoria, con jugo de malta, con dos huevos!!! que delicia de jugo.

Luego de eso debíamos volver a la universidad a las clases de la tarde, subiendo un par de cuadras en el camino la mezcla explosiva que habíamos ingerido nos pateó a ambos, en un segundo sentimos esa alarma del cuerpo que te dice: te cagaste!!! y casi literal jajajaja. En ese momento, nos miramos y vimos en nuestros rostros aquel rostro del miedo, así que ni siquiera tuvimos que hablar para saber qué pasaba. Entonces, supimos que debíamos apretar el paso (y algunas partes del cuerpo también) y llegar a los baños de la universidad pues ya teníamos la vida en un hilo!!!

Creo que había que caminar unas 10 cuadras hasta llegar, cada paso, cada metro que avanzábamos era una tortura. El cóctel gástrico en nuestros estómagos ya tenía vida propia, subíamos caminando al más puro estilo de marchista olímpico, las últimas cuadras antes de entrar a la universidad eran fulminantes. Creo que psicológicamente, cuando sabes que ya vas a llegar el cuerpo te hace sufrir cada segundo, sientes que no lo vas a lograr, que vas a explotar en una nube de comida digerida!!! y morir jajajaja

Así sucedió que entramos a la facultad donde estudié, y lo primero que vemos: baños cerrados, sin pensar avanzamos directo por la facultad de Química: baños también cerrados. Casi empecé a llorar, en eso pensé: la cafetería. Avanzamos como alma que se lleva el diablo hacia la cafetería, cada grada que bajábamos era una tortura, ya no corría, caminaba con un sufrimiento inexplicable, llegamos al baño dónde había una de esas señoras que cobraba 10 centavos para entrar, llegué con tanta prisa que saqué de mi bolsillo un billete de 5 dólares, le lancé ese billete sobre la mesa a la señora y le dije me da el vuelto a lo que salga si quiere, déjeme entrar!!!! y ella se cagaba de risa y yo... pues buenoooo NO de risa jajajajajaja 

LA COMIDA DEL NORUEGO EN CASA DE SU NOVIA



Esta anécdota me la contó El Noruego hace muuucho tiempo, así que si algo no recuerdo o los hechos no son del todo exactos que pena, he perdido mucha memoria y muchas neuronas con tanta cerveza.

La cosa es que el Noruego fue a visitar a su novia en su casa en Monjas, allí comió muy bien y sintió un pequeño deseo de ir al baño, pero en esos primeros momentos en los que vas a casa de tu chica no tienes aún la confianza para ir al baño ahí, así que pensó que si resistiría hasta llegar a su casa. Salió de la casa de su novia y tomó la ruta a su hogar. 

Para mala suerte del Noruego, debió bajar a la Marín y luego tomar otro carro a la Loma de Puengasí, hora pico, un tráfico atroz, y una comida que crecía exponencialmente en su estómago, hicieron que el pobre sufra cada segundo que viajaba a su casa. Al punto de que al llegar a su casa, corrió a su puerta, y no podía abrirla porque le temblaban las manos ya hasta se le caían las llaves jajajaja de ahí nació aquella frase: eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo!!!

CUANDO ME ESTAFÓ LA SEÑORA DE LAS PAPAS



En una ocasión viajaba a la universidad y en medio camino sentí otra vez esa patadita que fue abrupta. Pensé: no voy a llegar a la universidad, aún falta mucho y no voy a resistir más, me tocó bajarme y así hice, bajé del bus sin saber bien qué hacer.

Me bajé justo en una calle dónde había solamente restaurantes, verán no soy de esas personas que piden baños en cualquier lugar así que pensé: y si entro en ese lugar dónde venden papas fritas, pido una orden para llevar y mientras me la preparan entro al baño?? si soy un genio, éxito seguro!!!

Entré, le dije a la señora que me de un papi-pollo para llevar, le lancé 5 dólares y le dije ya vengo voy al baño!!! jajaja obviamente mi sutil plan no fue tan sutil. La señora debió reírse mucho, pero bueno, salí del baño con una sonrisa en la cara, me dieron mis papas en un platillo desechable de esos cerrados en una fundita y me fui a clases.

Más tarde en la universidad, dije: ya me dio hambre, comamos las papas que compré después de todo. Abro la fundita y el plato y qué creen que veo: un hueso de pollo y una papa!!!! vieja hija de pugta aparte de que le pagué de seguro dijo este no va a comer así que me dio las sobras!!! que mierda, pero claro yo veía ese hueso y no podía parar de reír por lo que me pasó!!!! jeje

LOS VIAJES A AZOGUES



Mi amigo el Noruego es de esa tierra sureña del Ecuador. En los feriados viaja a su casa para entre otras cosas matar cuantos cerdos puede ya que viene de una antigua y larga descendencia de chaspadores de puerco y de los mejores preparadores de cascarita del sur del país.

Recientemente me contó que en su último viaje el quería usar el baño del bus, pero el controlador le dijo que el baño sólo era para mujeres, a lo que el Noruego dijo: y ahora, y ahora!!!! jajajaja

Eso me recordó de la vez en que viajé a Azogues con mi amigo El Tío. Verán en ese viaje que dura unas 10 horas, los buses tienen un baño que es un hueco que sirve sólo para orinar, SÓLO PARA ORINAR!!! y pues verán en esa época no sabía la técnica milenaria de la fundita de basura, qué no conocen esa técnica??? les puede salvar la vida pero no seré yo quien les explique.

En fin como no conocía la técnica milenaria de la fundita, entonces no pude usar el baño del bus cuando... sí, adivinaron, otra vez me pateó la comida. Como nunca el camino a Azogues fue tan largo, estaban arreglando las calles en Cañar así que los buses avanzaban lentamente, en el camino de piedras sentía que iba a explotar, y por un momento pensé violar las reglas del baño del bus jajaja llegué al Terminal Terrestre de Azogues y ni siquiera creo que bajé mis maletas del bus por correr a los baños, dónde estaba una señora a la que... sí, adivinaron, le lancé 5 dólares y le dije que me de el vuelto al salir!!! jajaja


LA TRAICIÓN DEL NORUEGO



Si en este post he nombrado tanto al Noruego se debe a que en primer lugar él me dio el tema del post, y en segundo lugar él es el asqueroso que protagoniza la mayoría de estas cosas jajaja

No recuerdo muy bien por qué pasó, lo que recuerdo es que ahí estábamos el Noruego y yo corriendo apretando todos los orificios de nuestros cuerpos para llegar a los baños de la facultad porque la comida nos pateó de una manera horrible. 

Entramos a la facultad, y en el baño de hombres hay 4 baños, de los cuales 3 estaba ocupados, me paré por un segundo frente a la puerta del baño desocupado, respiré profundo sintiéndome feliz de haber llegado, cuando puff, el Noruego me empuja, se mete al baño y cierra la puerta. Y yo me quedé fuera sin poder moverme. Pero actué con calma.

Empecé a patear la puerta, a gritar, a llorar, maldita sea por qué por qué por qué....

Estúpido Noruego...

Y bien este fue el post menos productivo del mes.

Si te gustó el post dale compartir en tus redes sociales con los botones de abajito, dale like, dale tweet, dale compartir, dale Pin, SUSCRÍBETE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DEL BLOG , y NO ME JUZGUES A TODOS NOS HA PASADO???

COMO SI ELLOS NO LO HICIERAN: JUAN






Reacciones:

LinkWithin