Estrenando nuevo cuchitril !!!

.

lunes, 13 de mayo de 2013

COMO ME CASTIGABA MI MAMÁ

Si mi mamá supiera que ella inspiró este post jeje

Bellacos:

Como verán por la fecha hoy fue el día de las madres (suponiendo que acabe este post antes del lunes) y bien en mi familia la tradición es esta:



- guambras vagos mantenidos y sinvergüenzas a levantarse temprano que ese día las madre de mi familia no hacen nada, y porque digo las madres?? porque mi familia festeja ese día en bomba, o sea todas mis tías se reúnen  y ahora además que mis primas ya son madres pues este día hacen una reunión para que nosostros (o sea maridos e hijos o por ahi una que otra hija) les atendamos jaja. A mi me gusta de hecho ya que es un día donde visitamos diez mil primos a mi abuelita y pasamos un momento ameno en una voluminosa familia donde ya no caben primos en esa casa y te toca comer hasta en las gradas, en fin, estaban esta vez todas mis tías reunidas y se pusieron a conversar, una ola de recuerdos desde como eran de niñas hasta como éramos nosotros de niños, pasaron luego a  lo duro que fue criarnos y recordaban todas las huevadas que los hijos especialmente les hicimos sufrir, fue que en el turno de mi mamá ella sacó a colación unos hechos maléficos de mi vida que ni yo recordaba, y fue quien me inspiró a contarles como me castigaba mi mamá por mis malos actos.

Para empezar diré que mi madre se las vio duras conmigo, porque en la edad del burro yo si fui bien burro. Antes de eso digamos que mas allá de no dejarme ver TV y un buen carajaso no pasaba. Pero en mis días mozos de callejero, de salidas en la noche, de las primeras veces que llegué ebrio, de los primeros discos de rock y música fuerte en mi casa, de la primera vez que no llegué a la casa y esas cosas fueron las que desarrollaron la creatividad de mi mamá para evitar que mis acciones terminasen con mi vida.

Cuando cometí mis primeros "crímenes" antes citados pues mi madre reaccionó como lo haría cualquier mamá, un largo sermón, un par de veces me gané unas cachetadas y el apoyo de mi padre a mi mamá remataban el asunto, creo que no eran nada fuera de lo normal, pero eso conmigo no funcionó porque yo era terco como mula, y si me dicen hasta ahora que no, pues eso hago.

Y bien en vista de que mi madre observó que ese tipo de castigos no funcionaba, que me volvía inmune al dolor y que corría más rápido que ella jaja, pues entonces fue cuando empezó a usar el don de madre, ese don que te hace merecerte el título de madre, ese don de afectar la psiquis del hijo, ese don de castigar donde más duele y así evitar que el hijo termine siendo un malviviente jajaja

Bien, mi madre empezó a desarrollar mis castigos en función de darme escarmientos psicológicos, un golpe se borra, un golpe psicológico te sigue toda la vida, así que eso fue muy efectivo jeje, empecemos:

La humillación pública:

Mi madre desarrolló ese método para hacerme sentir mal por mis acciones, nada mejor que avergonzarte con tus amigos para que se te quite el gusto por hacer huevadas:



- en una ocasión en esos tiempos del colegio, creo que era el 5to curso, tenía como dos grandes compinches a dos amigos y a la vez vecinos que para mala suerte también se llamaban Juan, éramos tres Juanes, un trío de zopilotes jeje Así que mejor a uno le pusimos Mongo y el otro era el Pana Chávez. Bien una vez, llegando ya a mi hogar con estos dos petardos casi a eso de las 2 pm nos bajamos del bus y cada quien debía tomar su camino, entonces entramos a una tienda para comprar agua. Resulta que dentro de la tienda juntito, así cerquita del agua estaban unas cervezas enlatadas, y dijimos: a qué te ahuevas???  ese pequeño reto terminó en una borrachera maldita en la casa del Pana Chávez, a punta de Norteño con Tampico, Switch, y turbobiela. Para acortar la novela les diré que el Mongo en su estado de super saiyajin salió corriendo a eso de las 7 pm y se perdió en la oscuridad de la noche, yo creí que el iba a su casa así que yo me fui a la mía.

A base de técnicas militares de camuflaje de borrachera engañé a mis padres y como nunca me fui a dormir temprano, fue el crimen perfecto y me quedé dormido. A eso de las 5 a.m. mi madre entró y me dijo:

- Juan ya levántate
- mmm bueno
- ¿Por qué me mentiste?
- que?
- ayer llegaste borracho
- (mi madre tiene super poderes pensé) yo?
- sí, tú has estado tomando con esos otros mamarrachos

Esperé que en seguida me caiga un tablazo, pero no, sólo me dijo que me fuese a bañar pues ya debía alistarme para ir al colegio. Entre mí dije: me la saqué barata.

Para empezar al momento que fui a ducharme, cuando estaba todo enjabonado mi madre desde la cocina desconectó el breaker de la electricidad y en seguida se oyó mi gritó: achachay chugcha!!! y luego oí el de mi madre: te bañas en agua fría borrachoemiercoles..... bueno yo dije, ya ni modo.

Aparte de que me dio el desayuno de mala gana y no me hablaba no llegaba mi castigo, así que me fui a clases pensando en que ya se iba a pasar.

En el colegio encontré al par de borrachos del día anterior, y ahí me enteré de la historia y porque caímos:

Resulta que el shunsho del Mongo nunca llegó a su casa temprano, hasta ahora él no sabe a dónde se fue, pero deducimos que se perdió en alguna quebrada porque cuando apareció a eso de las 11 p.m. asomó con ramas y revolcado jaja. Pero mientras tanto en su casa preocupados por su ausencia, su tía que es como su mamá ya que es como adoptado, llamó a la casa del Pana Chávez para averiguar sobre el Mongo, el pana Chávez también había engañado a sus padres y hasta antes de la llamada estaba a salvo, pero cuando la tía del Mongo le llamó contestó en frente de sus padres y no pudo sostener la mentira mientras hablaba por teléfono, cayéndose así al vueltica de los tres, yo caí sin estar enterado. La red de conexión de las tres madres fue más rápida que Internet y en un triz ya sabían que los tres nos chumamos en la casa del panita este y por eso mi madre se enteró esto cuando yo estaba en coma etílico en mi cama.

Sin embargo  mi madre más de una hablada no me hizo, a mis amigos les habían pegado su jalada de orejas pero no más. En eso pasamos el día de clases recordando y putéandole al Mongo cada vez que podíamos, al fin llegó la hora de salir y  regresaba a casa como siempre con esos dos, en eso en la puerta principal vemos a la tía del Mongo y la mamá del Pana Chávez. Ellas nos hicieron señas como de chapa cuando te infracciona: oríllese a la orilla!!! ahí nos acorralaron en toda la entrada principal a la 1 de la tarde mientras hay cambio de turno entre sección diurna y vespertina, o sea había mucha gente circulando por ahí.

Mientras empezaron a decirnos porque estaban ahí, obviamente yo estaba feliz porque mi mamá no estaba, pero mi sonrisa cambió cuando de pronto llegó mi mamá también:

- Buenas tardes -dijo mi madre- ¿no me perdí de nada?
- Aun no, recién íbamos a empezar - dijo alguna de las otras dos madres.

¿Qué hicieron? nos pegaron una puteada colectiva en frente de todo el colegio, una por una se turnaban diciéndonos de qué nos íbamos a morir, cuando a alguna se le acababa un argumento saltaba otra con más ideas y así seguían, les diré que cómo nunca me sentí tan mal, porque verán, el éxito de ese evento fue la humillación a la que nos sometieron, entenderán que casi todos los compañeros del curso (unos 30 creo) se sentaron a escasos metros a ver la función mientras se cagaban de risa cada vez que nos puteaban, los chamos de los primeros cursos creo que hasta miedo tenían de ver cómo nos trataban, los cuchos en cambio se reían y nos hacían sentir peor, las pocas mujeres que habían en ese colegio pasaban riéndose de nosotros y yo trataba de esconder la cara como esos criminales ante las cámaras de José Delgado!!!

Tanta fue la humillación que sentíamos, que ni siquiera podíamos responder a lo que nos preguntaban, fue más o menos como cuando a Nobita su madre le pega su puteada. No nos dieron ni un sólo golpe, pero nos acabaron, cuando ya estaban agotadas, preguntaron: y a todas estas ¿por qué tomaron?

- porque nos vendieron dijo el Mongo

Lo peor es que fue cierto, tomamos porque nos vendieron, no hubo razón. Pero eso fue suficiente para darles un segundo round a las madres. Yo veía las caras de mis otros dos colegas derrumbadas, y yo era el único que contestaba. Cuando ya parecía que todo se acabó, los panas que estaban viendo nos hicieron una más:

Resulta que ese día era jueves, y el viernes que venía no iba a haber clases, y nosotros eso no íbamos a avisar para tomarnos el viernes y huevear. Pero vino un panita que sabía de lo que íbamos a hacer y hecho el cojudo se acercó y dijo:

- buenas tardes señoras, oye Ramírez verás que mañana no hay clases, no ve....
- sí sí le dije nervioso.

El pana se fue como vino, pero nuestras madres recargaron poderes y nos siguieron puteando: mentirosos, ve como nos mienten incluso ahora, qué iban a hacer mañana a seguir tomando???? y además usaban recursos cómo llantos fingidos de madre, o tú te pareces a tú padre jeje

Ya nos tenían en el suelo, cuando la madre del pana Chávez recordó algo más. Pues verán, mientras ingeríamos alcohol como bestias en su casa, el Mongo sacó una película porno de esas que rodaban por los cursos en épocas colegiales (que levante la mano el que no tenía una jeje) y puso, pero siéndoles sincero, estábamos tan ebrios que ni vimos esa huevada. Pero cuando nos fuimos el tonto imbécil del Chávez no sacó la película, sólo apagó el DVD. Cómo creen que sería la escena del pana cuando su mamá encendió la TV y quiso ver una película, y ese famoso DVD que se quedaba pausado muestra en pantalla unas boobies en una TV de 40 y pico de pulgadas????? Puta, se acordó eso la señora y al contarles a las otras madres nos acabaron, casi a las 3 y media se cansaron y al final nos llevaron a casa.

Esa humillación nos acompañó hasta la graduación, cuando un día el Mongo dijo de nuevo ¿A qué te ahuevas? le metí un puñete jaja

Esta casa no es hotel:

Esa frase es muy común de mi madre, pero ella supo ponerla en práctica. Si bien no me hechó de casa, hizo algo muy interesante.



Era la época del 2006-2007 no recuerdo, en esa época yo estaba recién graduado y estaba trabajando, porque me tomé un año antes de ir a la universidad, y trabajar tenía una gran ventaja: dinero!!! así que mientras trabajaba me daba la gran vida, no dormía muchas veces en mi casa o sino llegaba a altas horas de la noche y por lo general ebrio.

Una vez, mi madre cansada de que haga lo que me da la gana, y viendo que no llegaba aseguró al puerta por dentro. Yo llegué a la casa a media noche, me bajé del taxi, usé mi llave y cuando quise abrir noté que la puerta estaba asegurada por dentro. Entonces, arrojé una piedrita a la ventana del cuarto de mis padres que da a la calle en el segundo piso, mi madre se asomó por la ventana y me dijo:

- ¿estas son horas de llegar?
- buenas noches hip, má me han dejado la puerta cerrada, de abriendo síiiiii????
- esta casa no es hotel!!!! me dijo, y cerró la ventana y apagó la luz.

Yo me quedé frío. Máaaa, máaa grité pero no, ella no salía ni me abría. Mamá, mami ábrame la puerta, hace frío, me pueden robar, mamáaaaa. Pero nada ella no salía. Papáaaaa, pero nada tampoco.

Chugcha -me dije- la noche en realidad estaba muy fría, por un momento me senté en la vereda del frente, esperando que la lástima hiciese actuar a mi madre. más rápido me quedé dormido arrimado a la puerta del vecino de en frente, cuando desperté era como las 3 de la madrugada, hacía un frío del hijuepuctas, yo estaba ya menos ebrio, y empecé a gritar: mamá, mamáaaaaaaa (como Pedro Picapiedra) pero nada. Mamáaaaaaaaa soy paquito ya no haré travesuras jajaja. No se puede entrar a mi casa trepando porque el frente está con una puerta de garage, y luego todo es construcción, así que no hay como arrojarse por el muro, sólo podía entrar por la puerta. Intenté un par de veces escalar a ver si llegaba a la ventana y golpeaba y me abrían, pero casi me mato. Impotente, y aparte como soy algo mal amigo, no tengo los números de mis vecinos ni tampoco les iba a llamar a  la madrugada para que me hagan entrar por los costados, cosa que tampoco es fácil porque hay una altura considerable con las casas de los vecinos, me acerqué a mi puerta, me hice bolita y me acurruqué. A las 4 a.m se abrió la puerta, era mi hermano y me hizo una seña para que no haga bulla, mi  madre les había prohibido ayudarme, pero al parecer ya estaba muy dormida.

Entré temblando de frío. Al otro día mi madre estuvo inmutable, no me dijo nada, como si nada hubiese pasado. A mí mismo me tocó hablar del tema y disculparme. Llegamos a un acuerdo de que siempre debo llamar cuando me vaya a quedar hasta muy de noche o no vaya a volver, y por suerte nunca más me han dejado afuera de la casa.

No hay que darle chance al chuchaqui....




Esto me pasó creo que cuando tenía unos 21 años. Fue un grado improvisado en la casa del Pana Chávez, su hermano menor terminó el colegio y nos armamos un baile con unas amigas y luego pues fue una plutiza que ni que. La cosa es que me amanecí, eran las 5 y 40 de la mañana y ya estaba claro, yo dije me voy, bueno no dije eso, había cuerpos botados por la sala de la casa, yo sólo reaccioné y salí. No avisé nada en casa, y el panita vive a 10 minutos de mi casa. Así que me dije si llego antes de las 6, entro calladito, me meto a mi cama, y si luego me dicen que no llegué a dormir alego demencia.

Llegué 5 para las 6. Entré con un gran sigilo y creí que lo había logrado. Cuando abrí la puerta de mi cuarto y entré, sentí una presencia tras de mí y hasta la reconocí (uno a esta edad ya reconoce el Ki de la madre), esperaba que me caiga el escobazo, pero no, ella me dijo:

- ¿estas son horas de llegar?
- se me fue el tiempo -le dije- y estaba ebriazo.
- ya ven a desayunar.
- no mami, estoy cansado, voy a dormir luego como.
- NO. Ven a desayunar dije, porque tú hoy no vas a dormir!!!!

Me lo dijo con tanta fuerza que hasta miedo me dio. Fui a desayunar, y mi madre me asignó muchas tareas, si yo resongaba usaba la culpa para hacerme sentir mal. Así que pasé lavando platos, ropa, barriendo, bañando al perro, iba a comprar y en fin lo que se le ocurría, pero no me dejaba descansar. Con la farra maldita del día anterior, yo ya me caía de sueño y seguía pluto. Era la hora del almuerzo, y me dio una escoba para que barra las hojas del jardín. Yo barría y me apoyaba en la escoba para cerrar los ojos un poquito, finalmente me rendí: mamá, mamita lo siento no vuelvo a hacer lo que hice, te lo juro, por favor, pégame si quieres, pero déjame dormir!!!!!!!!!!!

Ella más bien se río y me dijo: anda.

Así mi mamá cada vez que podía usaba la humillación para hacer que deje de hacer huevadas, y me castigaba usando su imaginación. En otro post les contaré más historias porque este ya esta muy extenso.

Sin embargo mas o menos cuando estaba en un quinto semestre, ya les demostré que si era una persona de bien a pesar de todo jaja que algún día iba a ser un profesional y que no podían seguirme castigando y se acabó eso. Ahora tengo una total libertad y aún así a veces tengo miedo de llegar a la casa ebrio jeje, lo ven mi madre pegó hondo en mi psiquis. Mi relación con mi madre siempre ha sido buena, incluso cuando me castigaba, y ahora ya creo que soy maduro porque soy yo quien ahora corrige los actos de mis padres jaja

Criarme y evitar que me haga pandillero o me mate por estúpido debió ser muy duro para mi madre. Por eso le estoy muy agradecido a mi jefecita de que no haya dejado que la JAI me convierta en otro vago de sus calles jeje. Supongo que así debe ser eso de ser padre, creo que yo mejor me evito tanta tortura con los guambras vagos sinvergüenzas...

Al oír estos recuerdos de mi madre y ver que ahora somos amigos, me hace quererla más.

Claro que mi mamá ni sabe de este blog, jajaja Si ella supiera.

DIOS LE PAGUE MAMI: JUAN

Reacciones:

LinkWithin