Estrenando nuevo cuchitril !!!

.

domingo, 18 de noviembre de 2012

LUZ DEL DOMINGO LXXV

QUIEN FUE EN VERDAD JOSEPH SMITH

Joseph Smith como lo indiqué en la entrada anterior él fue prácticamente quien escribió el Libro de Mormón, ahora veamos quien fue este santo personaje.


Joseph Smith nació el 23 de diciembre de 1805, en Sharon, Vermont, Estados Unidos de América.
El padre de Joseph no tuvo éxito como agricultor en el estado de Vermont, trasladándose la familia a Palmyra, Nueva York en 1815, donde tampoco prosperaron los Smith. El Sr. Smith, padre, creía en la brujería dedicándose a la venta de adivinanzas o bendiciones. La Sra. Smith creía en visiones, apariciones y sueños (Información tomada de La nueva enciclopedia religiosa Schaff - Herzog, Tomo VIII, Páginas 9-19, edición de 1959. En adelante esta fuente se identifica por las siglas “SH”).

Al joven Joseph le gustaba buscar dineros y otros tesoros escondidos. Al intentar estafar a algunos ciudadanos mediante el uso de una “piedra adivinadora” la corte local le halló culpable de ser “una persona desordenada y un impostor”.

Joseph se casó en el año 1827.

Teniendo solo veintidós años de edad, este adulto joven atrevido anunció en el año 1827 que un ángel cuyo nombre era, según él, “Moroni”, le había aparecido en una visión informándole dónde encontrar tablas de oro inscritas en hieroglíficos “egipcios reformados”, juntamente con dos piedras cristalinas “Urim y Tumim” que harían factible descifrar el mensaje en las tablas. Smith inicia la traducción de las tablas aquel mismo año, sentado él detrás de una cortina, con su joven esposa Emma en el otro lado, haciendo el papel de secretaria que transcribía la traducción oral. Así, continuaron por dos años, tomando turnos con Emma otras tres copistas. En marzo del año 1830 se publicó la traducción completa bajo el título“El Libro de Mormón".

Mediante declaraciones juradas, copias de las cuales aparecieron en el Libro de Mormón, tres varones, Oliverio Cowdery, David Whitmer y Martín Harris, testificaron haber visto con sus propios ojos aquellas tablas de oro. Años después, los tres abandonaron a Smith, confesando haber cometido perjurio, pues, según ellos, las declaraciones que habían prestado eran falsas.

El primer seguidor del joven Joseph Smith era el agricultor Martín Harris quien había sido cuáquero, universalista, bautista, presbiteriano y, para colmo “lunático”, pues aseguraba haber viajado a la luna. Este mismo financió la primera edición del Libro de Mormón (SH, 12).

A los dos meses de la publicación del Libro de Mormón ya se contaban aproximadamente cuarenta personas que seguían a Joseph Smith, organizándose la primera iglesia.

El título oficial que tomó el modesto Joseph era: “Vidente, Traductor, Profeta, Apóstol de Jesucristo, Anciano de la Iglesia mediante la voluntad de Dios el Padre, y la gracia del Señor Jesucristo”. No era nada más que puro “neófito”, o peor, en asuntos espirituales, pero se arrogó el título “Anciano”, disparate que propagan los mormones hasta el día de hoy ya que sus evangelistas juveniles portan identificaciones que dicen “Anciano fulano de tal”. O se es “joven” o se es “anciano”. Solo en la organización de los mormones existe la extraña criatura “joven anciano”.

Joseph seguía recibiendo “revelaciones”, según él, que le comunicaron el carácter y las metas de la naciente iglesia.

Practicaba “sanidades” espectaculares. (¿Qué dicen ustedes al respecto, estimados pentecostales? Ochenta años antes de la explosión pentecostal a principios del Siglo XX, ¡ya sanaba Joseph Smith a estilo pentecostal! ¿Habrá algún parentesco espiritual entre los pentecostales y los mormones?)

Cinco meses después de organizada la primera iglesia, Joseph envió a tres varones en busca de la “nueva Jerusalén”, la cual, decía, se encontraba “en las fronteras de los lamanitas”, una tribu ficticia de indios malos.
Ungido sacerdote por los apóstoles. En el año 1829, Joseph anunció que los apóstoles Pedro, Juan y Santiago, acompañados por otros mensajeros, le habían visitado con el propósito de conferirle autoridad sacerdotal, poder que le capacitara para iniciar una nueva época del evangelio (Enciclopedia Collier’s, Tomo XIV, Página 157). (En muchos aspectos, el parecido entre los mormones y los pentecostales es asombroso: títulos pomposos de “apóstol”, “profeta”, “obispo vitalicio”; mensajeros celestiales que traen revelaciones nuevas, visiones, sanidades “espectaculares”.)

Joseph Smith tuvo al menos treinta esposas

Mujeriego, polígamo, ¿adúltero? De acuerdo con las investigaciones del Todd Compton, mormón fiel, Joseph Smith tuvo al menos treinta esposas. El título de su libro sobre la vida amorosa del "profeta" es (traducido al español) "Soledad sagrada: las esposas plurales de Joseph Smith" (Signature Books, 1997, 788 páginas). Para más información referente al contenido del libro  www.irr.org/mit/spanish/compton.sp.html.

¡Estafas, violencia, guerra mormona, Joseph para presidente, Joseph muerto en un motín! Leer, y llorar tan feo drama realizado en el nombre de Dios.

En el año 1831, los mormones se trasladaron a Kirtland, Ohio, donde muchos ciudadanos se armaron en su contra. En una ocasión, se arrimaron violentamente contra Joseph, sacándolo de su casa y cubriéndolo con brea y plumas. A pesar de tal oposición la iglesia mormona seguía creciendo. Construyeron un templo imponente. Establecieron un banco, circulando certificados bancarios (igual a dinero) con abandono. Enseguida, fracasó el banco. Los airados acreedores atacaron, suscitando contiendas, motines y fuegos. En el año 1838, Joseph, con algunos secuaces, huyeron al estado de Missoury , donde se había establecido una comunidad de mormones bajo el liderato de Edward Partridge.

“Guerra mormona” en Missoury. El día 4 de julio de 1838, en medio de una gran celebración, Joseph pronunció un discurso, concluyéndolo con la amenaza de vengarse contra sus enemigos. En aquel mismo año, para el día de las elecciones, irrumpió más violencia a causa de los mormones. El “profeta” gritó: “¡Seré un segundo Mahoma!” Estalló la “Guerra mormona” en el estado de Missoury, resultando encarcelado el “profeta” de la secta. Los “Santos guerreros de los últimos días” se fugaron a Nauvoo, en el estado de Illinois. ¿Conque “segundo Mahoma”? Esta exclamación descubre una mente muy alejada de Dios. Mahoma: falso profeta, guerrero. De cierto, Joseph era lo mismo en escala muy reducida.

“¡Joseph Smith para presidente de los Estados Unidos de América!” El flamante “profeta” muerto en un motín. Para el año 1840, había aproximadamente quince mil seguidores de Joseph concentrados en Nauvoo. Aquel pueblo fue transformado en ciudad teocrática autónoma, creciendo hasta ser la ciudad más grande del estado. Siempre humilde, Joseph se adjudicó el título de “Rey del reino de Dios”, y bajo su mandato se organizó la Legión Nauvoo, un cuerpo militar. Este nuevo “Rey del reino” megalomaniático se postuló para presidente de los Estados Unidos de América para las elecciones a celebrarse en el 1844. Sus opositores le acusaron de “polígamo y corrupto”. Él talionó, destruyendo su imprenta. La milicia del estado de Illinois intervino encarcelando al candidato Joseph Smith y su hermano de carne Hyrum. El día 27 de junio de 1844, se enfurecieron algunos ciudadanos contra los dos hermanos, matándolos a sangre fría. Joseph tenía treinta y nueve años de edad. (Datos corroborados en la Enciclopedia Británica, Tomo XIII, Paginas 760 y 760D, Edición de 1954).

“Iglesia mormona” significa “Iglesia que sigue al profeta Mormón”.

“Tal palo, ¡tal astilla!” Su biografía evidencia que Joseph Smith practicaba el engaño en gran escala. “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” fundada por él, con sede en Salt Lake City, Utah, pese a haber llegado a ser, en la actualidad, respetada y muy rica, no se ha librado de ese mal. Por ejemplo, mediante costosa propaganda en las emisoras principales de televisión esta iglesia regala ejemplares de la Biblia, pero continúa siguiendo el Libro de Mormón; obsequia un vídeo sobre Cristo, pero se somete a las “revelaciones” del profeta Mormón y del “profeta Joseph Smith”, las cuales no armonizan con las de Cristo. Propaganda engañosa. Artimañas muy astutas y efectivas para atraer y atrapar a las almas incautas que desconocen tanto la Biblia como el Libro de Mormón.

NO TE PIERDAS LAS SIGUIENTES ENTREGAS, DONDE SABREMOS LAS INCREÍBLES AVENTURAS DE JESÚS EN AMÉRICA, SÓLO EN EL LIBRO DE MORMÓN.

Reacciones:

LinkWithin